El Palacio

Justo en el corazón de la ciudad, y contiguo a algunos de los referentes arquitectónicos más emblemáticos del sector como son el Museo de Antioquia, el Parque Berrío, la Basílica de la Candelaria, y el Metro de Medellín, se levanta un edificio que, por su estructura, historia e importancia, llama la atención de propios y visitantes.

Sus pasillos, salones y recintos fueron testigos de los acontecimientos más importantes del departamento y conservan, aún en la actualidad, las huellas y el legado de las grandes hazañas realizadas por los prohombres de Antioquia; por catedráticos, políticos, artistas y gestores que dictaron los rumbos y sentaron los precedentes de progreso para la región.